[Sin título, I]

[Sin título, I]

La puerta se cierra.

La dejas caer,
la marcas como un muro,
nos separas:

el ocre de su madera es mil kilómetros de separación
entre tus labios y los míos
y siento la muerte,
me cubre entre noches de insomnio y poemas de amor;

afuera,
entre los árboles,
un ave de rapiña nos observa,
preparado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *