Preciosa

Preciosa

para describirte tengo que inventar nuevos universos y encapsularlos
sin saber cómo
en el aroma del té caliente,
en las sábanas de Mamá que huelen a suavitel y a limpio,
en el verde de la grama del Parque del Este
(pero del de mi infancia),
en las vallas publicitarias de los restaurantes de Las Mercedes
a los que sueño llevarte algún día,
en los baches de la autopista Prados del Este cuando regreso a casa a las once de la noche
y en el aire que me quitas cuando intento recitarte un poema
y sale un beso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *