Navidad

Navidad

Ya no suenan las campanadas
  pam
    pam
        pam

en mi calle
en mi barrio.

Los pocos faros que aún encienden
hacen las veces de luces decembrinas;
eso cuando no quitan la energía eléctrica.

Anochecemos a eso de las siete u ocho
como si nada
vestidos sin saber para qué
en navidad
sin saber por qué.

Mamá olvidó tomar la foto familiar
(para qué si no hay sonrisas fingidas
ni cámaras
ni alientos
ni estar)

Mañana es lunes
y hay que trabajar
como si nada
y volver a decir
felices fiestas
como si nada
aunque el adjetivo esté de más.

Titanic

Titanic

Titanic,
así (re)conozco nuestro amor:
una serie de placas tectónicas que chocan entre sí,
una gala de traje y vino cada noche,
la soledad compartida y el salitre que corre a través de nuestra(s) vena(s),
la ropa desperdigada en algún lugar que no volvemos a encontrar,

un iceberg vivo de colores grises
en el que me pierdo antes incluso
del primer golpe.

111

111

El naranja de la tarde
durmiente
se cuela a través de las ventanas,
pero no nos damos cuenta:

el mundo se ha reducido
a un tú y un yo,
una camisa blanca y un traje aguamarina
y una corbata floja y dos pares de manos
(y dos pares de labios)
que se buscan
en medio de la tempestad,
en medio de la incertidumbre
que somos.

Uno once:
anochecimos en re-arraigo
(en re menor)
entrelazados (una vez más);

amanecimos
y sobre tu piel
desdoblé un poema.