Categoría: Poemas

Geometrías

Geometrías

Elucubrar una huída,
escapar de la ausencia de ambos cuerpos
ante la penumbra;
diseñar un octágono con nuestras partes,
decalogar en conjunto
uniendo parlamentos,
entrelazándolos sin darnos cuenta.

Encontrar todos los caminos de(l) no-retorno.
Perdernos sin miedo.
Reaparecer,
repetir,
volvernos aristas.

Escapar también significa regresar
a un lugar de dimensiones conocidas;
eso es, para mí,
el hogar.

Sober

Sober

Escribo líneas etílicas disociado
y lo hago por ti, como todo lo que hago
sin importar cuál de todas mis identidades adopte.

¿Qué más quieres, aparte de ser
el pensamiento que nunca se va por completo,
ni siquiera en presencia de los geranios y los jilgueros de color caoba?

Y de todas maneras, ocultas tus varias realidades
bajo tonos que desconozco y que no puedo descrifrar:
el alcohol solo ayuda a (re)pensarte
pero no a (en)contrarte.

The Trooper

The Trooper

a J.

Marcho a través de la muchedumbre para llegar a ti,
sin caminos,
sin solicitación.

Solo el poema y los astros
guían a mis piernas,
indetenibles por cuenta de otros,
a tus cauces malditos.

Y si es cierto que podré llevarme tu vida
a cambio de la mía,
entonces me entrego sin premura
al suave beso de la hoz y del abismo:
mi eternidad yace
en tu último suspiro,
en tu último aliento,
en el canto de los pájaros que revolotean nuestras corrupciones.

En esta lucha nadie gana y todos pierden;
o lo que es lo mismo,
perdí al verte por primera vez
y sentir
      tus mariposas en mi pecho,
      tus garras a través de mis tejidos magros,
      tu pólvora ennegreciendo mi piel.

Navidad

Navidad

Ya no suenan las campanadas
  pam
    pam
        pam

en mi calle
en mi barrio.

Los pocos faros que aún encienden
hacen las veces de luces decembrinas;
eso cuando no quitan la energía eléctrica.

Anochecemos a eso de las siete u ocho
como si nada
vestidos sin saber para qué
en navidad
sin saber por qué.

Mamá olvidó tomar la foto familiar
(para qué si no hay sonrisas fingidas
ni cámaras
ni alientos
ni estar)

Mañana es lunes
y hay que trabajar
como si nada
y volver a decir
felices fiestas
como si nada
aunque el adjetivo esté de más.

Titanic

Titanic

Titanic,
así (re)conozco nuestro amor:
una serie de placas tectónicas que chocan entre sí,
una gala de traje y vino cada noche,
la soledad compartida y el salitre que corre a través de nuestra(s) vena(s),
la ropa desperdigada en algún lugar que no volvemos a encontrar,

un iceberg vivo de colores grises
en el que me pierdo antes incluso
del primer golpe.

111

111

El naranja de la tarde
durmiente
se cuela a través de las ventanas,
pero no nos damos cuenta:

el mundo se ha reducido
a un tú y un yo,
una camisa blanca y un traje aguamarina
y una corbata floja y dos pares de manos
(y dos pares de labios)
que se buscan
en medio de la tempestad,
en medio de la incertidumbre
que somos.

Uno once:
anochecimos en re-arraigo
(en re menor)
entrelazados (una vez más);

amanecimos
y sobre tu piel
desdoblé un poema.