Autor: Andrés Ignacio Torres

Transición

Transición

De un año al otro solo hay minutos, tristes y fríos intervalos de rotación; la transición es otra, ya se perdió, ya desapareció. No somos otros, no somos cambio, que nadie diga la palabra evolución.

Otro más. Aquí seguimos.

The Trooper

The Trooper

a J.

Marcho a través de la muchedumbre para llegar a ti,
sin caminos,
sin solicitación.

Solo el poema y los astros
guían a mis piernas,
indetenibles por cuenta de otros,
a tus cauces malditos.

Y si es cierto que podré llevarme tu vida
a cambio de la mía,
entonces me entrego sin premura
al suave beso de la hoz y del abismo:
mi eternidad yace
en tu último suspiro,
en tu último aliento,
en el canto de los pájaros que revolotean nuestras corrupciones.

En esta lucha nadie gana y todos pierden;
o lo que es lo mismo,
perdí al verte por primera vez
y sentir
      tus mariposas en mi pecho,
      tus garras a través de mis tejidos magros,
      tu pólvora ennegreciendo mi piel.

Navidad

Navidad

Ya no suenan las campanadas
  pam
    pam
        pam

en mi calle
en mi barrio.

Los pocos faros que aún encienden
hacen las veces de luces decembrinas;
eso cuando no quitan la energía eléctrica.

Anochecemos a eso de las siete u ocho
como si nada
vestidos sin saber para qué
en navidad
sin saber por qué.

Mamá olvidó tomar la foto familiar
(para qué si no hay sonrisas fingidas
ni cámaras
ni alientos
ni estar)

Mañana es lunes
y hay que trabajar
como si nada
y volver a decir
felices fiestas
como si nada
aunque el adjetivo esté de más.

Titanic

Titanic

Titanic,
así (re)conozco nuestro amor:
una serie de placas tectónicas que chocan entre sí,
una gala de traje y vino cada noche,
la soledad compartida y el salitre que corre a través de nuestra(s) vena(s),
la ropa desperdigada en algún lugar que no volvemos a encontrar,

un iceberg vivo de colores grises
en el que me pierdo antes incluso
del primer golpe.