Mes: octubre 2018

Lo cotidiano

Lo cotidiano

Hallar la cotidianidad en los pequeños detalles:
las miradas,
los abrazos,
los mensajes,
los insultos
      — como tú llamándome
          mongólico,
          y yo riendo,
¿qué más queda
cuando te ves atrapado
en un huracán de hilos atados y mariposas?

Inundaciones

Inundaciones

Quiero dejar de llover(me) a cántaros sobre Sartenejas. Esta tierra no merece más salitre orgánico, más falsa autocontemplación, las flores del laberinto ya no aguantan más diluvios ni tormentas, y te lo ruego, Palabra, por tu santo poder, por lo que más quieras, saca a relucir un poco de calor, un Sol o un par de estrellas fugaces, ya da lo mismo, solo hace falta un brillo o una chispa, no más agua, no repares Las Morochas, no más agua, mi casa no soporta otra
inundación.

Preciosa

Preciosa

para describirte tengo que inventar nuevos universos y encapsularlos
sin saber cómo
en el aroma del té caliente,
en las sábanas de Mamá que huelen a suavitel y a limpio,
en el verde de la grama del Parque del Este
(pero del de mi infancia),
en las vallas publicitarias de los restaurantes de Las Mercedes
a los que sueño llevarte algún día,
en los baches de la autopista Prados del Este cuando regreso a casa a las once de la noche
y en el aire que me quitas cuando intento recitarte un poema
y sale un beso.